jueves, 3 de enero de 2013

Capítulo 4.

La playa estaba tranquila, apenas había gente por las tardes. Los seis chicos se divertían o bien en el agua, o en la arena, o en las toallas...La cuestión era que estaban juntos, y se lo estaban pasando mejor que nunca.
Luca y Carolina seguían dentro del agua, los demás desde fuera los observaban indiferentes, como si estuvieran teniendo una charla entre dos amigos, pero no. La charla que estaban teniendo Luca y Carolina, era de todo, menos de amigos.
Mientras tanto, diez metros mas a la orilla de donde se encontraban Luca y Carolina, Ari miraba fijamente a Asier  mientras estaba tumbada en su toalla, con su ipod azul claro escuchando  die young de Kesha, su canción preferida "Que chico tan raro" pensaba ella, ¿Que le gustará que le digan? ¿Como podría conquistar ese corazón tan duro? No lo sabe, lo que tiene claro es que si quiere conquistar a Asier no tiene que quedarse embobada mirándole sin más, sabe que es un tipo duro, un chico difícil. Pero en verdad, son el uno para el otro. Los dos adoran estar de fiesta toda la noche con sus amigos, los dos adoran divertirse como si no hubiera mañana, los dos son los reyes de la discoteca, los dos son tan iguales, que podrían llegar a tener problemas por tanta similitud... Ari se levanto de su toalla, y se dirigió hasta donde estaban Asier, Raúl y Vicky jugando a voley ball.

- ¿Que os parece si esta noche nos vamos de fiesta? - Preguntó Ari mientras se quitaba los cascos de su ipod. - Me han dicho que hay discotecas por aqui que están genial.
- Eh, no es mala idea enana, ¿Podriamos ir? ¿Que son unas vacaciones de verano sin unas buenas noches de discoteca? - Dice Asier en tono desiderativo.
- ¿Por que no? Si que podríamos ir, estará bien divertirnos. Pero... ¿A cual vamos? - Pregunta Vicky.
- A "L´atlantida disco beach" he oído que es una de las mejores, tiene de todo. - Dice Ari convencida.
- Esta bien, pues esta noche iremos, lo pasaremos genial. - Dice Asier.

Carolina y Luca salen del agua, ya llevaban allí un buen rato y mientras se acercaban a la orilla, Carolina recordaba todo lo que había pasado en esos minutos ...
- ¿Y si nos olvidamos de ellos y nos centramos en nosotros? - Dijo Luca.
- Es lo mejor, esta vez me toca a mi ser feliz. - Afirmo Carolina.
Luca no sabia lo que estaba haciendo, tampoco sabia como continuar hablando con Carolina sin que sus ganas de besarla aumentaran mas de las que ya tenían. Nunca había sentido algo así, derrepente. ¿Por que esta vez era diferente? Quizá no era la vez, era la chica. esa chica era diferente al resto y cuando rozaba su piel, sentía un escalofrío, sentía ese cosquilleo en la tripa que ahora le da por sentir a mucha gente, sentía que quería tener a esa chica solamente para el...
Mientras tanto, la cabeza de Carolina era un Caos. ¿Que estaba pasando? No lo sabe, solamente se deja llevar. La corriente la empuja hacia Luca, le gusta pero tiene miedo de incomodar a ese chico, ¿Será este su amor de verano?
- ¿Quieres salir ya? - Pregunta Luca.
- No lo sé, aquí estoy bien, contigo estoy bien.
- Yo también, pequeña. Estoy muy agusto aquí..
-¿Que hacemos al salir? Estoy muy confundida, Luca...
-¿Confundida? ¿Por qué?
-Por todo lo que ha pasado, te he conocido hace unas horas, pero con eso me ha bastado para sentir que te echo de menos cuando no estoy a tu lado, para sentir esa presión en el pecho cuando me sonríes, y no se casi nada de ti, y tengo miedo de fallar.
- No se que decirte, yo también siento lo mismo. Y me asusta. Temo que todo esto sea una mentira Carolina.
- ¿Una mentira? ¿Como podría ser todo esto una mentira Luca? A mi no se me da nada bien mentir, ¿Y a ti?
- Casi nunca. - Responde Luca muy seguro.
-¿Casi nunca? Osea, que mientes algunas veces. - Pregunta Carolina algo insegura.
- No es que mienta, Carolina, es que hay cosas imposibles de ocultar. - Afirma Luca.
- ¿Como que?
- Como que me gustas, como que desde que te vi estaba deseando que te acercaras a mi toalla por que yo tengo vergüenza, y no lo abría echo, como que cuando te acercaste y empezaste a hablar me pareció que estabas como una cabra, y eso me gusta, como que estoy empezando a sentir algo por ti. Eso es difícil de ocultar.
Carolina mira los ojos de Luca, ¿Como puede haberse fijado un chico tan perfecto en ella? No se lo explica... ¿Y lo ultimo que le ha dicho? Es tan bonito todo, que ella si que teme que sea una mentira, pero si lo es, es la mentira más bonita que le han dicho en su vida. Con su mano izquierda le acaricia la cara, empapada por el agua del mar, y tras mirarle a los ojos, se lanza... Le besa, un beso que dura y dura, y dura... Esta en las nubes, no se explica como se ha atrevido a dar este paso, pero sigue. Siente algo tan bonito en su interior, ¿Que es? No lo sabe...Pero es el mejor beso que ha dado en su vida.
Vuelve al presente tras recordar lo sucedido con Luca hace unos minutos, le mira, no puede parar de mirarle, ¿Por que es tan perfecto? Siente que nada puede con ellos, siente que, quizá, en un futuro no muy lejano, va a quererle.
Llegan a la orilla, ahí están sus amigos, que no han visto nada de lo que ha sucedido.

- ¡Hola chicos! Esta noche nos vamos a la disco, os venís, ¿Eh?
Luca y Carolina afirman con la cabeza, divertirse siempre viene bien.
Los seis adolescentes recogen sus cosas y se dirigen a la piscina del edificio "vista alegre" donde acabarán de pasar la tarde y después irse a la discoteca, porsupuesto, con carnés falsos.

-¡Que fría esta el agua! - Refunfuña Ari.
- Eso es por que aun no te has metido del todo, tirate conmigo. - Le exije Raúl.
- Ala, ala, ala, Me quejo de meter solo un pie, ¿y tu quieres que me meta toda?
En ese instante Asier se acerco a donde estaban Raúl y Ari.
- ¿No te metes enana? - Pregunta Asier.
- Si me meto, pero deja de llamarme enana, que solo me sacas un año.
- Bueno, aun no. Cumplo los 17 este viernes.
- Pues mejor me lo pones, ¿Este Viernes? Entonces nos iremos de fiesta, eh.
- Esta claro. - Afirma Asier con una sonrisa.
- Bueno, ¿Te metes o no? - Pregunta Raúl.
- Si, pero poquito a poquit....- Antes de que Ari pudiera terminar de hablar, Raúl y Asier empezaron a salpicarle de una manera brutal, la empaparon.
- ¡¡IMBECILES, IDIOTAS, MALPARIDOS!! - Replico Ari algo cabreada. Y antes de que los chicos pudieran darse cuenta, Ari estaba dentro del agua intentando hacerles aguadillas a ellos, sin conseguirlo.

Vicky y Carolina charlaban entre ellas sobre como había ido este ultimo año, y Luca, mientras tanto, hacia unos largos en la piscina.
- ¿Ya es hora de irnos, no? Son las diez, y a las doce tenemos que estar allí.- Informa Carolina.
-Tienes razón, vámonos ya a arreglarnos.

Los chicos suben cada uno a su casa, y diez minutos después cuando Carolina se asoma a la ventana del sexto piso del portal uno, le ve. La casa de Luca esta justo enfrente, un piso mas arriba. El no se ha dado cuenta, pero ella quería saberlo.
Ari, vive en el cuarto piso del portal uno, y esta indecisa por que ponerse. No quiere parecer demasiado lanzada, pero necesita hacerlo, esta noche tiene que ser su noche. Asier le gusta, y ella nunca ha sido una niña paradita, va a hacer lo que sienta en ese momento, va a bailar como nadie lo ha echo antes, entonces decide ponerse un vestido ceñido corto que compro en Bershka la semana pasada, le encanta ese vestido, y Asier caerá a sus pies cuando la vea.
Vicky y Raúl preparan algo de cena, les molesta que siempre piensen que son novios, son mejores amigos desde que tenían diez años, y seis años después ahí siguen, como el primer día. Vicky se había fijado en Luca, pero ya ha visto que Luca ha decidido ir a por Carolina, y Asier esta como una cabra, antes le había escuchado decir que ella estaba muy buena, no le gusta que la traten así, Raúl sin embargo, se había fijado en Ari, aunque no le gustaba eso de que fuera tan fiestera, pero es lo que hay.
Luca y Asier, en su piso, charlan sin darse cuenta de que ya son las once, y a las once y media habían quedado.
- Creo que me gusta Carolina. - Dice Luca.
- Ya lo se tío, se te nota.
- Bueno, ya sabes que me da igual, te lo digo para que no te acerques demasiado.
- No, si yo.. bueno, yo no me comprometo con nadie. La Ariadna esa es una tía de puta madre, igual me la tiro.
- ¿Como puedes ser tan bruto? - Le pregunta Luca algo molesto.
- Tío, no se. Sabes que no soy como tu, esa chica esta muy bien, y me gusta pero yo no le voy a decir nada, ya vendrá ella.
- Tu veras, pero no te pases con ella.
- Tranquilo.
- Vamos a vestirnos, que ya son las once.

Media hora después, todos estaban bajo como habían quedado. Una gran noche les espera. Asier se acerca a Ari, y le susurra al oído que va muy guapa, ella se sonroja y le sonríe.
Carolina revisa su blackberry mientras anda en medio de Luca y Ari y observa que tiene un whattsapp, era de Luca, se lo había mandado antes pero no lo había podido leer.

"Gracias por la tarde de hoy, princesa. Esta noche lo vamos a pasar bien, te quiero".

Le tiene al lado, pero no sabe que decirle. Le ha dicho que le quiere ¿Que se supone que tiene que hacer ella ahora?
Entonces, le mira y acerca sus labios a su oído izquierdo, y lentamente en voz baja, le susurra un te quiero.




3 comentarios:

  1. me gusta muxo este... este y todos :)
    sigue asi

    ResponderEliminar
  2. Sólo he podido leerme hasta aquí porque me tengo que ir. No sé si esta noche podré leerme el 5 porque duermo en casa de una amiga.
    Me han encantado todos los capítulos. Me encanta la trama y tu forma de escribir y de narrar los hechos. Enhorabuena, vas por muy buen camino. Lo único: Tienes algunas faltas de ortografía y alguna que otra coma se te escapa. Por lo demás todo bien. Espero que no te hay molestado mi pequeña crítica constructiva.
    Un besazo! :D

    ResponderEliminar
  3. *O* Me encanta :33
    Aunque me parece un poco precipitado lo que haces. Revisa las tildes, él, si se refiere a Raúl, lleva tilde. Luego, despues de punto, se escribe mayúscula. La trama, me parece precipitada, pero está bien. Voy a seguir leyendo. Un beso.

    Raúl.

    ResponderEliminar